Juan de Marcos

Juan de Marcos González cuenta la verdadera historia del Buena Vista Social Club.

Juan de Marcos González es un verdadero triunfador de la música cubana del siglo XX, de Cuba y del mundo. Juan de Marcos es el paladín, una especie de Mesías del Buena Vista Social Club.

Después del renacimiento del son y la trova tradicional, muchas entrevistas, crónicas y artículos se escribieron, pero esta es la última entrevista a Juan de Marcos con toda exactitud y precisión sobre el fenómeno del Buena Vista Social Club.

La entrevista transcurrió en el antiguo Hotel de la mafia, el Deuville, de Centro Habana. Fuimos con cámara y micrófono, acompañados por una musicóloga de Boston. Afuera, las aguas batían el muro del Malecón, frente al Golfo de México.

Juan de Marcos González, al fin vamos a poder hacer una historia condensada del Buena Vista Social Club. Ante todo, me gustaría saber de los antecedentes de este proyecto?
Los antecedentes hay que buscarlos en las giras que comenzamos, desde 1983, con el grupo Sierra Maestra, visitamos los circuitos especiales de los Movimientos de Solidaridad de Europa del Este. Llegamos hasta Escandinavia. Nos apoyó el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos. En 1991, alcanzamos un contrato en un Festival Anual del Caribe de Cancún, a través del productor independiente Eduardo Llenera y un poeta mexicano llamado Cepeda, del sello DF Disco Corazón. También participamos en ese Festival Grupos de Raíz, en las afueras, al oeste de Londres, trabajamos con agrupaciones y cantantes muy renombrados. Conocimos al indio británico Prakash Dosjuani del Festival World Music. Nos conectaron con el evento de la World Music Village, la presentación. Nos encontramos allí con la amiga Lucy Durand, periodista inglesa-española nacida en USA, ella nos presentó en una fiesta a Nick Gold y Dave Flaubert, agente con el que, más adelante, llegamos a trabajar junto a Nick Gold y el grupo Sierra Maestra. En fin, estuvimos presentándonos en diversos eventos de importancia.

Cómo comenzó la alianza tuya con Nick Gold y la World Music?
Nick y yo nos reunimos en su oficina que era de cuatro metros cuadrados, un 2 X 2, muy pequeña, con dos computadoras prehistóricas; cuando aquello no existía el internet, era el año 1995. En el encuentro con Nick decidimos producir un disco titulado Dundumbanza, un tributo a Arsenio Rodríguez. Con este disco llegamos a un arreglo que se financió para 1994. El disco alcanzó gran éxito del que todavía recibo ganancias, por 200 mil copias vendidas. En aquel entonces era difícil alcanzar esas cifras, hoy incluso es difícil. Entonces ese trancazo abrió el camino por el que Nick vio que había posibilidad de hacer un disco con música cubana, se dio cuenta de cierto filón de oro.

En realidad cuáles eran tus verdaderas intenciones?
Mi intención era hacerle un homenaje a las grandes bandas (Big Band), al estilo de Machito and the Afrocuban, una agrupación de músicos cubanos: Frank Grillo “Machito, su hermana Graciela y el genio de Mario Bauzá, creador e impulso del Latin Jazz (cubano) de la década de 1940. Hacía más de diez años, tenía la idea de agrupar en Cuba a viejos músicos y hacerle un homenaje a mi padre Marcos González, tremendo cantante sonero y rumbero de Arsenio Rodríguez y Los Jóvenes del Cayo, en la etapa de 1947-1949. Mi padre –al igual que Rubén González- nunca llegó a grabar con Arsenio.

Cómo puedes concretar tu sueño de organizar la Orquesta Afro Cuban All Stars y los discos de Buena Vista Social Club?
En 1995, fuimos a tomar cerveza, en una callecita en el Down Town de Londres, Cleveland Street, en un bar, a media cuadra de South West Station de Warren Street. Para ello contaría con músicos viejos, amigos de papá, para hacer algo parecido al proyecto de Areito en 1979, que no caminó mucho comercialmente. Pues bien, necesitaba el financiamiento y se lo planteé a Nick. Nick quería hacer una gran Jam Sesion para descargas, al estilo de Las Estrellas de Areíto de 1979. Pues bien, se decidió la grabación de dos discos con “sonido de los gloriosos estándar de Cuba, homenaje a la epopeya de la música de los 40 y 50”. Se incluiría a un tocador de cora Toumani Diabate (cora) y Chadi Madi (guitarrista tremendo).

Cuándo regresas a La Habana?
En enero de 1996, busqué a los amigos de papá, y a mis amigos, les pagué a cien dólares por pieza musical, una fortuna en aquel entonces. Bueno, llegué a pagarle 500 dólares por presentación en el exterior, hasta ese nivel subimos.

Cuándo entras en los Estudios Areito de la EGREM?
En marzo de 1996, anota la fecha para la historia, comenzamos a grabar, en principio, dos discos: A toda Cuba le gusta (Disco de Big band) y Buena Vista Social Club (acústico con cantores de la trova). Los dos africanos se quedaron embarcados, no pudieron venir, tuvieron problemas con las visas. Pero vino Ry Cooder para las grabaciones; Ry era un pionero de la World Music, nunca vendió mucho de en la música popular, no fue estrella en esos dominios populares; pero tenía el antecedente de las grabaciones con los africanos y un pionero en el trabajo con las músicas del mundo.

Cómo te comunicabas con la World Circuit?
Por fax, te dije que de internet nada todavía. Discutíamos por Fax el orden de las piezas, Nick lo decidía todo.

Cómo se graba el disco de Rubén González?
Al final sobró dinero para otro disco y se decidió grabar a Rubén González, con arreglos hechos por mí en el estudio. Rubén era la figura protagónica, el disco se llamó Instroducing Rubén González.

Qué dinero empleó la World Circuit?
Setenta mil que pidieron prestado al Lloyds Bank. Los tres discos costaron setenta mil. Era un proyecto de música latina, no me interesaba lo africano, sino un homenaje a lo cubano, a lo mío, en el disco Buena Vista Social Club. Finalmente la disquera World Circuit se hizo millonaria con nuestra música cubana.

Qué hicieron para promover el disco, en el exterior?
Organicé la Afro Cuban All Stars, contraté músicos especiales para determinadas grabaciones; una especie de “ven tú”. Cambié la estructura de la banda y la ajusté a las exigencias que se presentan en las presentaciones por Europa. Hay muchos músicos que participaron en las grabaciones y que después no participan en los viajes de esta Orquesta Afro Cuban All Stars. Por tanto seleccioné a: Calixto el Africano, Demetrio Muñíz, Daniel Ramos (fallecido), Adolfo Pichardo, Molote Martínez, Aguaje Ramos, Ángel Terry, Mi hermano Carlos en el bongó (fallecido), Amadito Valdés (que había grabado el disco con Rubén González). En las voces: Compay segundo, Omara Portuondo, Pio Leyva, Eliades Ochoa, Raúl Planas, Félix Baloy, Puntillita, Ibrahím Ferrer. Incluyo a Guillermo Rubalcaba reforzando el piano. Rubén tenía desgaste mental. El repertorio que utilizábamos fue con las mismas canciones de los tres discos grabados. Con esta Big Band el éxito fue espectacular.

Entonces el éxito llega a través de los conciertos, antes de difundir el disco?
Exactamente, primero fueron las presentaciones púbicas en Europa “cara a cara”. Trabajamos todo el 1996 con 80 conciertos apabullantes. Las Músicas del Mundo hay que difundirlas, porque no son músicas de moda, son músicas especializadas. Por lo contrario, en la música de moda hay una estructura de marketing, ellos no mueven ni un dedo, todo está organizado comercialmente.

Se cumple mi tesis de que el artista y la música hay que tirarla a la calle, para confrontar con el público en directo?
Fíjate, en 1997 estuvimos presente en el 1er. concierto en el Ronnie Scott, expusimos nuestra propuesta a varias industrias de EE.UU. especialmente a Nome Swah, perteneciente a Atlantic Record Nome Swah Record la de Ray Charles, subsidiaria de la Wagner. Ellos compraron el disco a finales de 1997, inicios de 1998. De esa manera comenzó a difundirse en EE.UU. Pero ya el disco sonaba por toda Europa y más allá, donde habíamos vendido más de medio millón de copias. Exactamente el país que más levantó el proyecto Buena Vista Social Club fue Alemania, el país que más acogió, compró y apoyó nuestro proyecto 1997-1998. Eso se debe al hecho de que Alemania es un país triste por la derrota de la 2ª. Guerra Mundial, la intelectualidad y la clase media blanca acogieron nuestra música. Tocamos casi cien conciertos a lleno total por Europa, con tremendo éxito. Para los latinos nuestra música no es nada exótica, como si lo es para los europeos. Los blancos de clase media se sienten tocado espiritualmente ante un proyecto donde los viejitos son los protagonistas. Por lo general, el viejo, en las culturas occidentales, no es un patriarca, como en Cuba y África.

Vamos a las nominaciones?
Los discos salen a inicios de abril 1997 en EE.UU. en 1997, inicios de 1998, cuando el Boom de la salsa llega a la cúspide en Cuba. En los finales de 1997 sale en USA y principios de 1998. En Europa aparecieron también los discos en distinto orden. Al final alcanzamos dos nominaciones: A toda Cuba le gusta y Buena Vista Social Club, y se convirtió en un verdadero suceso. Asistimos en febrero al Grammy Amadito Valdés, mi esposa y yo. Total que nos alzamos con el Premio Grammy en la categoría de “Música Tradicional”, con Buena Vista Social Club. En esa edición se encontraba Constanza García, una colombiana que nos conectó con algunos conciertos en organizaciones culturales de Nueva York. No se pudo lograr la idea, pero al final pudimos presentarnos con la organización de Nome Suah Record, en un concierto en el prestigioso Carnegie Hall (octubre del 2008). Ese concierto se grabó en vivo y diez años después se ha vuelto a vender y llegó al no. 1º. De la lista de los Bilboard. Me contactó un agente de EE.UU., Scott Southaid (Gloucester) y empezamos a tocar en EE.UU. de manera extraordinaria del 1998 al 2000. Yo era el director de todo. Llevamos el proyecto al máximo nivel. Pusimos en crisis a todas las músicas, metimos más públicos que las estrellas del pop y el rock (Madonna, Michael Jackson, etc.). En el High Park donde Elton John llevó 8 mil, nosotros colocamos 14 mil. En Berlín llevamos a 30 mil, ya te digo, ellos buscaban la alegría que no tienen.

Qué pasó con el Grammy?
Ay chico, se dispararon las ventas en un alto nivel, todavía recibo royalty de esos discos, más de 40 mil libras esterlinas. En 1999 grabamos dos discos solos con Ibrahím Ferrer. Finalmente tuvimos tanta demanda, perdíamos mucho dinero y decidimos organizar dos orquestas: Afro Cuban All, Stars y Buena Vista Social Club con Ibrahím Ferrer. Yo por mi parte quise hacer otra cosa, cambiar el lenguaje, más en contacto con el jazz a lo Irakere. En el disco Distinto Diferente, aplico ese lenguaje.

Juan de Marcos, qué dominio técnico poseías para emprender esta cruzada musical, en las orquestaciones y selecciones musicales?
Estudié siete años guitarra clásica, en el Conservatorio Amadeo Roldan. Papá no quería que yo fuera músico, en 1970 me botaron por indisciplina, era muy malo, me colgaba de la ventana, tiraba tizas, era malo. Pero ya había estudiado, entonces mi padre me pagó las clases, me pasó a estudiar con Leopoldina Núñez y Vicente González Rubiera “Guyún”, maestro de la vieja guardia. Tiempo después, en 1990 estudié en un colegio londinense armonía y orquestación.

Qué concepto musical mantienes en tus tesis?
El éxito de todo proyecto musical mío consiste en aplicar la dinámica de lo sinfónico en lo popular cubano. Cambio de espíritu, de nivel o de intención, eso es un concepto básico en la música mundial desde el romanticismo. Los compositores románticos aprovechan mucho la dinámica. Mozart es más plano, pero Beethoven es el bárbaro. 2º. Movimiento de la 7ª. Sinfonía de Beethoven, varía el espíritu de la música con mucha intensidad.. Los jóvenes y muchos músicos de hoy día desconocen este concepto, de los cambios de nivel o de intención, lo cual resulta una verdadera deficiencia. No aprovechan el espíritu de las ejecuciones, el piano súbito, los clímax y anticlímax, los colores a través de la dinámica. Esas tesis la dominaban los músicos de la vieja guardia de la década de 1950. Yo he escuchado mucha música. Lo sé porque lo sé, estudié lo sinfónico en las grabaciones de Duke Ellington y en las de Benny Moré todo se oye, hasta el contrabajo, todo se distingue, a pesar de que solamente utilizaban tres micrófonos. Pero estos músicos de los 50 respetaban la dinámica. Los músicos ahora no respetan la dinámica. Yo me encargué de poner el sí donde se espera, utilizo mucho la síncopa. Con ese concepto triunfé en mis proyectos, eso es ley, yo dirijo así. He estudiado mucho hermano, domino lo sinfónico y lo popular. Organizo los proyectos de acuerdo a lo que yo quiero, si vas a tocar a un club de hip hop no puedes emplear este concepto, pero yo no trabajo en bailes, soy el único músico cubano que vive de tocar música en teatros. El público reconoce y aprecia el mayor valor de la música popular, cuando se hace un súbito en el piano. Ahí está el éxito del Buena Vista Social Club, con la orquesta Afro Cuban All Stars. El reggaetón, la timba, el rap, todo tiene un mismo nivel. Es posible que la radio influyera en ese defecto de falta de dinámica. Diferentes clima y colores que se dan en la dinámica y se ha perdido en toda la música. Yo quiero explicar muchas teorías, tesis que muchos desconocen y no aprovechan, hay cosas que todavía no he dicho pero lo voy a escribir en un libro.

Pensaste que pudieras triunfar comercialmente con tus proyectos?
En la World Music no se genera dinero, tienes que gastar dinero viajando a África a Latinoamericana. Mis proyectos fueron con amor, dedicados a mi padre. Pero las cosas cuando se hacen con amor, autenticidad y desinterés, pueden triunfar. Nick se hizo multimillonario, ¡ya tú sabes! Ganamos dinero en tres frentes y yo estaba como jefe de todo. Tengo buenas relaciones con Nick, pero yo siempre seguí siendo el director de todo. Ya en los finales de 1999 se desatan las ambiciones que genera el dinero. Ellos vieron una mina de oro. Papa me enseño a ser un buen músico y a ser un buen profesional a respetar y darme a respetar, con dinero o sin dinero. Nunca tuve dinero, en la escuela vivíamos con pan con croqueta y nada más, así pasábamos el día. Cuando veas una baraúnda de ambiciones, sale. Por eso me salí de todo. Tengo ego intelectuales, pero no comerciales. 33 % de los royalty de Buena Vista Social Club, son míos, me entran anualmente casi 50 mil libras limpias.

Me he dado cuenta que no has especulado con estos proyectos, que no te has ambicionado?
La música de raíz, no es comercial. Yo trabajé por amor, hicimos lo que nos dio la gana. Viví en barbacoas, viviendas pobres, pero lo mío es el arte. Aunque sí observé a mí alrededor mucha ambición de empresarios, vinieron muchos a proponerme cosas distintas, y entonces me salí del juego; las cosas ocurren una sola vez. No me presto al comercialismo, al fetichismo comercial, no me faltan cuatro pesos, tengo para vivir. Se engañó a muchos músicos cubanos, hubo cierta explotación a los viejos. Algunos de esos empresarios extranjeros se compraron casas en Londres algo que pocos pueden alcanzar. Puedes publicar todo lo que tú quieras. Hablar de esa nube de ambiciones. A mis viejitos no pudieron robarle nada, les han robado a los otros.

En qué andas empeñado ahora?
Hago producciones con algunos piquetes, tengo contratos anuales, presentaciones, escribo mucha música, pero estoy muy orientado hacia los proyectos de mis dos hijas que se encuentran estudiando en México y después marcharan posiblemente hacia Moscú, una meca de la música sinfónica. Vengo a La Habana cada tres meses a ver a mi familia.

Escribes algo?
Preparo la historia del Buena Vista Social Club, tengo mucha información. En musicología internacional se estudia el fenómeno del Buena Vista Social Club.

Cómo vives?
Vivo con tranquilidad, sin lujos, humilde como me ves. No necesito tener un Mercedes Benz. Fuimos una familia pobre de la calle Oquendo entre Zanja y Soledad, zona de Chano Pozo y de grandes de la música antigua. Me gusta la comodidad, buenos equipos de música, tengo un estudio musical para lo mío. Tomo buenas bebidas y la sabrosa comida cubana, hasta ahí.

Esta es la verdadera historia del Buena Vista Social Club?
Esta es la historia básica.


Juan de Marco y Rafael Lam

26 de octubre de 2010