La Conga de Los Hoyos

Abre que ahí viene el cocoyé: La conga de los Hoyos (Aniversario 495 de la Fundación de Santiago de Cuba). La conga de los hoyos se celabra en el marco del Festival del Caribe. Este año fue el 5 de julio.

La conga del Cocoyé del barrio de los Hoyos en Santiago de Cuba es el motor sonoro más resonante del planeta tierra. Nada en el mundo suena más fuerte que esta máquina del sonido que parece una fundición de acero, no lleva altoparlantes.

Los instrumentos que poseen son: El bombo (pilón), que lleva el ritmo como el bajo en una orquesta. El requinto (tamborito pequeño). Dos redoblantes. Quinto (que reparte cada sonido, para que no baje el ritmo). Los demás instrumentos son de fondo: Bocúes, tres campanas (Las campanas son bandas de frenos de los tractores, que suenan estruendosamente. Antiguamente se empleaban en vez de esas campanas, sartenes, con menos aura sonora. Fueron incluidas por vez primera en la conga de los Hoyos). La corneta china que le da el toque mágico. La corneta china apareció en el Barrio Chino (China Town) de La Habana en 1915 (hace 95 años), se trasladó al carnaval de Santiago de Cuba en 1916, en el Barrio del Tivolí.

Para conocer los misterios de la conga de Los Hoyos, me trasladé hasta el propio barrio arrabalero de Los Hoyos, en otros tiempos muy humildes y peligroso. Corría por allí una zanja de agua. El director de la conga de Los Hoyos, Félix Bandera Blez me invitó a su sede en el Paseo Martí 320 entre Moncada y San Rafael.

La sede es un local ofrecido por Ramón Balaguer el 18 de enero de 1980 (cumplió 30 años). Ahora, además de sede de la conga de Los Hoyos, es un área de trabajo comunitario con niños que aprenden la tradición de la conga santiaguera, tal como se hace en las comparsas de Río de Janeiro.

El local guarda celosamente una piedra de Eleggua, donde se dice que, en el área del Paseo de Martí, se sentó a tocar el rey de los tambores Chano Pozo, creador de la composición Manteca, con la colaboración de Dizzie Gillespie. La piedra de Eleggua, está rodeada de un calsero con coco seco, una vela, dulces y se le echa ron, para santiguarla.

“La conga de Los Hoyos –me cuenta su director Félix Bandera-, se inicia el 25 de julio de 1902, el 25 de julio es fecha de la fundación de Santiago de Cuba, en 1515. Después, en 1947 se dividió la conga en dos: El Riberé (de Armandito el Guapo) y Los hijos del cocoyé) de Sebastián Herrera “Chan”. Se toma el nombre del cocoyé, porque en la zona existía una Tumba Francesa. La frase Uno, dos tres: Abre que ahí viene el cocoyé, se instaura en 1939. Mucha de mi familia desfiló por esta conga de Los Hoyos, y ahora todos sus integrantes pertenecen al propio barrio. Entré en la conga en 1973 y la dirijo desde 1999.”

Después de un a larga entrevista, marché con el director de la conga de Los Hoyos, para presenciar un encuentro de congas (choque de trenes), en la calle Julián del Casal y Callejuela. Esto se encuentra a unos 300 metros de la sede de la conga de Los Hoyos.

En el recorrido voy contemplando el panorama, es un lugar bien humilde que mete miedo, casas a medio hacer, gente bebiendo en la calle, todo parece muy medieval. La diferencia con otras partes de América Latina es que, por ejemplo, en Cali, la gente tiene hasta ametralladoras, en el norte de México, la policía no puede salir a las calles; mientras que en Los Hoyos, la Revolución ha esterilizado la marginalidad, mucha gente ya es letrado, universitario, algunos músicos de la conga de Los Hoyos estudió en escuelas de instructores de arte de Santiago de Cuba. El ambiente y la atmósfera es otra.

Antiguamente los choques de trenes entre distintas congas de barrio ocasionaban disturbios y hasta homicidios. Ahora puedo observar en este encuentro, antropólogos franceses, fotógrafos, periodistas e investigadores de Europa, EE.UU. y hasta Japón. Ellos saben que en lo primitivo está la autenticidad.

En Cuba muchos musicólogos pierden su tiempo en investigar la música de concierto europeo de siglos pasados, de jazz estadounidense, de músicas ajenas a sus conocimientos. Música que ellos ahora llaman de “lujo” (vale decir de ornamentación) y olvidan que, muy cerca, en su propio patio cuentan con una cultura muy poderosa, que no cuenta con nada de “lujo”, sin una estética aristocrática, pero capaz de estremecer a cualquier público del mundo. Cuando la conga de los Hoyos cerró la apertura y clausura del Festival del Caribe 2010, los visitantes extranjeros quedaron estupefactos con el poderío rítmico y sonoro de la conga cubana.

La conga de Los Hoyos tiene varias visitas salidas al exterior: en 1985 Guyana y Barbados, en 1992 y 1994 Cancún, en 1994 Francia, 1998 Mundial de Fútbol, de Francia, 2003 República Dominicana.

Este es un recorrido por la conga de Los Hoyos por la más genuina cultura de pueblo de Santiago de Cuba, la ciudad más caribeña.

9 de julio de 2010